CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

Va la segunda: Chile y el ballotage

Introducción

Hoy, 17 de diciembre, la ciudadanía chilena elegirá al próximo presidente para el periodo 2018-2022. Luego de celebradas las primarias en julio y las generales en noviembre, finalmente los dos candidatos más votados -pero que no alcanzaron mayorías absolutas- competirán en el ballotage: por un lado, Sebastián Piñera lidera la coalición de derecha Chile Vamos, que en las elecciones generales logró el 36,64% de los votos; mientras que por el otro, Alejandro Guillier, respaldado por la oficialista La Fuerza de la Mayoría, llega a la vuelta final con el 22,7% de los votos. En las elecciones de noviembre, el Frente Amplio había obtenido un respetable 20,27% (mucho más cerca del candidato del oficialismo de lo que las encuestas habían vaticinado) (1), en tanto José Antonio Kast (independiente) logró casi el 8% de los votos, dejando al PRO y al PDC con casi 6% cada uno.

En un escenario muy competitivo como el actual, donde según las últimas encuestas la diferencia entre ambos candidatos es mínima (2), serán muy importantes dos elementos: por un lado, la alta tasa de abstención, generada por la no obligatoriedad de las primarias, y por el otro, el apoyo de los candidatos que quedaron atrás como la democristiana Carolina Goic o Beatriz Sánchez, líder de la coalición de izquierda Frente Amplio que goza de un estratégico caudal del 20% de los votos. Llegará al Palacio de la Moneda, entonces, quien logre movilizar al electorado reacio a acudir a las urnas y atraiga a los votantes de las agrupaciones que ya no están en el camino presidencial.

Abstención

‍Fuente: CEP

Chile es el país con menor participación electoral de la región, situación que se ha transformado en un problema, luego de la aprobación del voto voluntario. En las generales de este año, la  participación electoral fue de 47% de los inscritos, 2 puntos porcentuales menos que en 2013, lo cual no es demasiado alto pero sí marca la tendencia negativa de la participación electoral de la ciudadanía chilena (3), teniendo en cuenta que esta fue la primera elección en que votaron los chilenos en el extranjero.

El desafío para ambos contendientes es evitar una masiva abstención, especialmente, de quienes sufragaron por postulantes derrotados en la primera vuelta y que no tengan grandes incentivos para acudir nuevamente al acto democrático. Considerando el ya mencionado elevado ausentismo electoral –que puede torcer el resultado de una elección competitiva-, la meta para este ballotage presidencial pasa porque el ciudadano vaya a votar, que se movilicen los indecisos. Resultará vital observar las estrategias que cada uno de los partidos adopte para convencer a aquellas personas que no concurrieron a las urnas: que, en primera instancia, lo hagan y, en segundo lugar, voten por ellos.

Electores sin candidato

Tanto Piñera como Guillier buscan conseguir el apoyo de los candidatos derrotados. Pese a que el candidato de la ultra-derecha conservadora y pinochetista, José Antonio Kast, ha manifestado su expreso apoyo al candidato de Chile Vamos, el ex presidente intenta constituirse como una derecha moderada, apelando al centro político y el caudal de votos que representa la hoy débil Democracia Cristiana de Carolina Goic. Sin embargo, la líder de la DC expresó su público apoyo al candidato oficialista, ex socio de la coalición de la centro-izquierda, que sufrió un repentino quiebre cuando aquel partido decidió competir por separado con una candidata propia sin siquiera dar la posibilidad de celebrar internas.

Por último, un actor de relevancia para esta definición presidencial es la coalición de izquierda, Frente Amplio, encabezada por la candidata a presidente Beatriz Sánchez, que con poco tiempo de vida - recién a inicios del 2017 nace el FA como una coalición compuesta por 13 fuerzas políticas- logró posicionarse en tercer lugar en las elecciones generales, con el 20,27% de los votos. Como plantean Paredes y Rojas (2017) (4) “aunque el FA no logró pasar a segunda vuelta presidencial, edifica con sus resultados la imagen de un conglomerado ya maduro y consolidado. Su piso del 20% lo plantea como alternativa presidencial de cara al futuro y su presencia en el Parlamento lo sitúa como la tercera fuerza política en Chile.”  Esta fuerza cosechó 20 diputados en el Parlamento y un escaño senatorial en Valparaíso.  Lograr el apoyo de estos votantes parece ser estratégico para definir el resultado de estas elecciones, negociando con una fuerza nueva, que irrumpe en el escenario político con una fuerza innegable -tan solo 2 puntos por debajo del candidato oficialista.

 Resultados parlamentarios

Como ya fue puesto de manifiesto en los anteriores informes, otro punto importante de estas elecciones lo constituye las nuevas reglas electorales, particularmente porque delinea un nuevo Parlamento con el que el futuro presidente deberá lidiar, poniendo en juego el tono ideológico del mandato 2018-2022 a la par de la composición electoral que este domingo se dirime. Como breve referencia, hay que recordar que la reforma electoral altera la lógica de favorecer a los partidos tradicionales, incentivando a la mayor representatividad en la conformación del Parlamento a partir del aumento en la magnitud de distritos (que se transforma de binominal a uno de hasta ocho diputados) y el aumento de escaños, de 120 a 155 en la Cámara Baja y de 38 a 50 en el Senado. La distribución de las bancas mutó de un sistema binominal (dos bancas por circunscripción electoral) hacia uno proporcional, donde las mismas se asignan en función a la cantidad de habitantes que tiene cada sección y luego se distribuyen de manera proporcional a la cantidad de votos obtenidos por cada agrupación política.

Este nuevo sistema, que recupera la proporcionalidad del régimen pre pinochetista, permitió a nuevas fuerzas poder ingresar al Parlamento: se incrementa de 10 partidos políticos con representación parlamentaria a aproximadamente 16.

  • La nueva coalición de izquierda obtuvo 20 diputados y 1 Senador.
  • La DC obtuvo 14 escaños, muy por debajo de los 21 de 2013.
  • En el caso de los otros partidos de La Fuerza de la Mayoría, el PPD obtuvo 8 diputados de 14 del período anterior.
  • El Partido Comunista sumó dos más, subiendo de 6 a 8 su representación parlamentaria.
  • El Partido Socialista aumentó su representación de 17 a 19 diputados, y el Partido Radical incrementó su participación de 6 a 8.

Por otro lado, estos resultados significan un aumento en la fragmentación legislativa, en la cual la coalición de derecha Chile Vamos, a pesar de obtener 73 diputados (que representan el 47% de la Cámara de Diputados), estos no le son suficientes para tener allí la mayoría a su favor, como tampoco en el Senado. Así, los partidos políticos chilenos deberán, de ahora en más, adaptarse a los nuevos mecanismos de negociación y ejercitarse para generar consensos con una mayor cantidad de fuerzas políticas en las asambleas. La nueva composición de la asamblea chilena obliga a pensar sobre cómo se comportarán los partidos que componen las coaliciones Chile Vamos y Nueva Mayoría, como los dos grandes bloques legislativos. En caso de votar todos juntos, Nueva Mayoría tendrá un 37% de los asientos, en tanto Chile Vamos, contará con un contingente legislativo que corresponde al 47% de las bancas. Finalmente el Frente Amplio contará con un 14% de las bancas, jugando un rol fundamental a la hora de la construcción de consensos legislativos. Así, además de buscar socios por fuera, resulta vital coordinar dentro de la coalición el desempeño legislativo. Por su parte, en el Senado, Chile Vamos contará con un 44% de las bancas, mientras que Nueva Mayoría ostentará el 48%.

‍Fuente: elaboración propia en base a datos de www.servel.cl
‍Fuente: elaboración propia en base a datos de www.servel.cl
‍Fuente: elaboración propia en base a datos de www.servel.cl

Conclusiones

En cualquier contexto de ballotage, lo que resulta interesante es cómo se van a reacomodar los actores políticos que no participan de la contienda, particularmente los partidarios (sea o no en forma de coalición).

Cuando el futuro está abierto y no sobra nada (5), cualquier guiño de apoyo viene bien. Así, las negociaciones sobre el electorado de la DC resultaron relevante para ambos supervivientes electorales. No obstante, si nos remitimos solo a la dinámica de partidos y coaliciones, el mayor peso lo tiene los votos que Guillier le pueda “pedir prestados” al Frente Amplio de Beatriz Sánchez que, más allá del apoyo público (6) que ha obtenido, los electores en Chile son libres de no acudir a las urnas. De esta manera, la sorpresa que dio la izquierda la mete en una lógica coalicional que no es ajena a la política chilena. En otras palabras, de llegar Guillier a la presidencia, el Frente Amplio estaría en el lugar de negociar una participación de relevancia en el gobierno.

Podemos suponer entonces que Guillier tiene más para ganar en términos relativos entre los votantes de la primera vuelta, en comparación con Piñera, a quien el mes entre la primera y la segunda vuelta lo enfrentó a una doble tarea: conquistar a votantes y no votantes de la primera vuelta en su favor.

Además del reacomodo de los actores políticos que no participan en la contienda, resta saber cuántos de los votantes que se abstuvieron de votar en la primera vuelta concurrirán a las urnas el 17 de diciembre y hacia dónde irán sus votos. Sin duda, la tarea entonces para ambos competidores, será la de estimular la participación.

Nota al pie:

(1) http://asuntosdelsur.org/opinion/eleccioneschile-distintas-reglas-mismos-actores

(2)  https://www.cadem.cl/wp-content/uploads/2017/11/Cadem-Electoral-Nov-Semana-4-VF.pdf

https://www.cadem.cl/wp-content/uploads/2017/12/Cadem-Electoral-Dic-Semana-1-VF.pdf

(3) Según establece la Constitución en su Art. 15, el sufragio es “personal, igualitario, secreto y voluntario”, de inscripción automática.

(4) http://www.asuntosdelsur.org/opinion/elecciones-presidenciales-en-chile-movilizandose-hacia-el-cambio

(5) https://elpais.com/internacional/2017/12/11/america/1513032608_186831.html

(6) https://www.clarin.com/mundo/beatriz-sanchez-triunfo-pinera-solo-retroceso-riesgo-chile_0_HkkauOdWf.html

Equipo de trabajo:

Ivan Seira (Coordinador)

Agustina Falak

Sofía Santamarina 

Federico Casas

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Equipo de investigadores "Coaliciones Políticas en America Latina"

Iván Seira, Florencia Videla Bavio, Sofía Santamarina, Federico Oscar de la Vallina, Martín Ferreiro y Federico Manuel Casas, todos son Investigadores en Formación del GICP "Coaliciones Políticas en America Latina" (UBA) | Tw: @CoalicionesGICP

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor