CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

Sociedades en transformación: “Transformaciones sociopolíticas en América Latina”

América Latina ha sufrido diversos cambios, tanto en su democracia como en sus avances a nivel de sociedad, por lo que no podemos iniciar sin antes hacer una breve reseña histórica de lo que fue América Latina años atrás y lo que es ahora. En este artículo pretendo dar a conocer la evolución sociopolítica y lo que falta aún por hacer para transformar nuestra forma de hacer política, con miras a una democracia más inclusiva y deliberada. 

A lo largo del siglo XX América Latina ha tenido, y sigue teniendo, un desarrollo económico precario, donde lo principal que ofrece al mundo son materias primas. En los últimos treinta años, la región latinoamericana ha experimentado una recuperación en la democracia como su régimen político, lo cual ha significado ciertos avances frente a casi un siglo de interrupciones constitucionales y dictaduras militares, como se vivían en el pasado. La democracia en América Latina nunca fue igual a las democracias liberales europeas, ya que han habido ciertas diferencias entre estas dos regiones. En Europa, la democracia (como la conocemos hoy en día) tuvo inicio con la revolución industrial, el auge del capitalismo y las ideas de la revolución francesa. Europa logró dar mejores avances en su industrialización, y la burguesía de aquellos tiempos dio un cambio de régimen, rompiendo el “status quo tradicional” en el que predominaban las monarquías absolutistas en el viejo continente. 

La democracia occidental no es más que una forma de organización social que se ha basado en las premisas de libertad e igualdad, y donde cada sociedad se dicta así misma su forma de gobierno y sus reglas de convivencia. Sin embargo, la experiencia concreta en el mundo, y especialmente en América Latina, es bastante menos feliz, y muchas veces contradictoria con estos preceptos ideales. América Latina sigue siendo de las regiones más desiguales del mundo, la distribución de la riqueza sigue estando concentrada en pequeños grupos que tienen gran parte del poder económico. Aunque ha habido ciertos avances en su sociedad en cuanto al tema de libertades, también se evidencia una falta de credibilidad en los gobiernos, la clase política y las instituciones del Estado, ya que carecen de confianza frente a la ciudadanía. Esto es parte de un fenómeno que está sucediendo actualmente en la democracia de América Latina, ya que la ciudadanía ha perdido la confianza con sus representantes, pero esto no se debe a un fallo en el sistema, ni tan poco al régimen político, sino que más bien se debe a problemas del Estado, ya que tenemos instituciones del siglo XIX y políticos que todavía siguen ejerciendo paradigmas del siglo XX. 

Actualmente, en esta era digital del siglo XXI, tenemos en América Latina y en el mundo una nueva generación, conocida como los “Milenials” (y también adultos) que son un buen porcentaje de la población, que son nativos de la era digital y que viven interconectados por internet. La coyuntura social con respecto a la tecnología no es la misma que treinta años atrás, hoy se puede tener información de primera mano y el mundo está cambiando cada vez más, debido a los procesos de globalización. Por medio del internet la población puede organizarse de mejor manera y hay ejemplo de ellos, como la primavera árabe, el caso de Guatemala en contra de la corrupción y los movimientos sociales en España, entre otros. 

Existe una gran deuda en América Latina con respecto a la forma de como se está ejerciendo la política actualmente, ya que su forma tradicional no se está apegando a nuestros tiempos y a nuestras realidades, así como ocurre con las demandas sociales que tiene la población frente a sus gobernantes, la forma en como están diseñadas las instituciones del Estado, la poca credibilidad de los partidos políticos y los políticos tradicionales. Todo lo anterior se explica por la falta de innovación en nuevas formas de cumplir las demandas sociales de la ciudadanía. La sociedad de estos tiempos exige más, aplicar el uso de las tecnologías en modo de incidir sobre el Estado y sus instituciones, para hacer democracias más participativas, inclusivas e innovadoras, en las que la ciudadanía también pueda tomar decisiones, instaurar mecanismos de datos abiertos, contar con gobiernos abiertos y hacer uso de la tecnopolítica. Estas son algunas de las formas nuevas que se deben ir aplicando en los países de América Latina para cumplir con los valores de nuestra democracia. 

Foto gentileza: E&N

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

José Alexander Arévalo Carvajal

José Alexander Arévalo Carvajal. Egresado de la licenciatura en Relaciones Internacionales. Fundador de Youth To Lead. Forma parte del Departamento de Cooperación y Evaluación de la Asociación Salvadoreña para el Desarrollo Integral de la Juventud (ASAES). Miembro de la Asociación de Debate de El Salvador (ADES). Diplomado en Liderazgo Político por la Universidad de El Salvador. Curso de Incidencia e innovación política por la Fundación nacional para el Desarrollo (FUNDE El Salvador). 

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor