CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

¿Qué hacemos en Colombia el día después de votar NO?

“Si se te rompen los huevos, has una buena tortilla” y “si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada”.

Pues esta semana en Colombia desayunar tortilla con limonada.

La mitad del país no entiende por qué la otra mitad votó la otra opción. La prensa internacional nos ve como un país en shock y la comunidad internacional, que tanto apoyo ha dado al proceso, tardó en pronunciarce. Y entonces ¿ahora qué?

Mientras que las redes sociales explotaban ayer hasta las 6 de la tarde con argumentos voraces, insultos feroces, convincentes y falseadas promesas de paz y de guerra, lágrimas de miedo y esperanza, pero sobre todo con muestras de una polarización que parecería no tener un punto de encuentro, después del cierre del conteo algo pasó. Hubo un cambio importante en el tono. Es como si gracias a ese frustrante fracaso del Sí y del sorprendente triunfo del No, dos partes que se gritaban en diferentes idiomas ahora se dicen amablemente: hablemos.

Así se ve en el discurso del líder de la oposición Álvaro Uribe Vélez:

 

El que hace solo un par de días semana tuiteaba:

El 29 de septiembre afirmaba:

El domingo en la noche: “Pedimos que no haya violencia, que se le de protección a la FARC y que cesen todos los delitos, incluidos el narcotráfico y la extorsión”.

Hay ciertamente un cambio de tono.

Y no solamente de parte del Senador Uribe. Otras de las más sonadas voces del No, también han abierto puentes, como por ejemplo la periodista Claudia Gurisatti quién como consecuencia del cese al fuego definitivo declarado por Santos, preguntaba el 25 de agosto: Y a los Colombianos extorsionados quién los defenderán?, dijo el domingo: “A conversar entre nosotros! Sin más ataques ni estigmatizaciones. Es el tiempo para La paz entre la sociedad inerme!”

Así como la voz del ex vicepresidente, Francisco Santos quien el 10 de septiembre reclamaba al gobierno:

Después de conocer el resultado del plebiscito:

Cito aquí también la conocida voz del No de la Senadora Paloma Valencia quien el 17 de septiembre afirmaba El plebiscito es un gran engaño”. Anoche dijo:

Los miedos del posible rechazo a los actuales acuerdos eran muchos: que se acabara el cese al fuego, que las FARC volvieran a la misma posición bélica sin tener ninguna garantía sobre la mesa para dejar las armas, que el discurso de odio de algunos partidarios del No se incrementara y quedara la venganza como triunfadora del debate. Ayer a las 6 de la tarde de Colombia, los miedos eran más que las esperanzas por haber perdido el Sí. Pero, gracias a las dos partes negociadoras, sigue habiendo esperanzas.

El presidente Juan Manuel Santos ha declarado que el cese al fuego sigue vigente, que convocará a las fuerzas políticas en particular a las del No, para escucharlas y abrir el diálogo y que:

Por su parte las FARC en un comunicado el día domingo declararon que “mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro

Otra vez: Y ¿ahora qué?

Ahora un ejercicio de reflexión: redondeando cifras, de los casi 37 millones de personas que estaban llamadas a las urnas el día de ayer, solamente asistieron 12’800.000. Eso significa que el 60% de las personas no fueron a votar.

De esos 12 millones que fueron a votar el 18.4% votó No. Y el 18.3% voto Sí. Ganó la no aprobación a los acuerdos de La Habana, pero no ganó el fin de los acuerdos.

Veámoslo de este modo, el que haya ganado el No nos cogió de sorpresa a todos, incluso a aquellos partidarios del No. Esto significa que, en el caso de haber implementado los acuerdos sin la previa convocatoria del plebiscito, no nos hubiéramos llevado la sorpresa en un solo día si no en unos cuantos meses con consecuencias bastante preocupantes, especialmente cuando la palabra “preocupante” no es más que un eufemismo para el recrudecimiento del terror de la guerra, la conformación de nuevas bandas criminales y el resurgimiento de la violencia. Rodar la bicicleta con una sola llanta es una caída fija. Un acuerdo de paz con solo el 50% de la población, también.

Lo acordado en La Habana, si bien no es el escenario perfecto, sí que es el proceso de paz mejor llevado a nivel mundial; teniendo en cuenta el contexto y los actores, lo que se ha hecho en La Habana es un ejemplo para otras negociaciones en otros países y para generaciones venideras. Eso significa que si el 18% de la población votó No y otro 60% no acudió a las urnas fue porque no tienen claro este mensaje, es decir que la pedagogía para la paz no ha sido suficientemente exitosa, lo acordado no ha sido aclarado efectivamente para el 100% de la población, y no hubo un debate abierto y transparente con la oposición.

Así como los partidarios del Sí han reclamado la tergiversación de algunos puntos de los acuerdos por parte de la oposición, la oposición ha reclamado la falta de espacios para hacer campaña por el No. Sin embargo, ahora, los del No parecen muy dispuestos a hablar (que no a ceder, pero una vez sentados en la mesa, lo segundo es solucionable). Los del Sí, han demostrado muchas veces su voluntad de dialogar, ahora demostremos aún más nuestra voluntad de escuchar.

Todavía hay miedos, pero hay que quitar el primero y más peligroso de todos: el miedo a los argumentos del No. Vamos a escucharlos, uno por uno, a analizarlos y entenderlos, vamos a echarle una mano a los y las negociadoras de la mesa bajándole el tono a la discusión aquí en la calle. Los del No ya lo hicieron, anoche lo demostraron, nos toca ahora a ambos bandos entender que estamos polarizados ante la pregunta del plebiscito, mas no ante el fin de la guerra.

Leámonos, y hablemos. Después de la sorpresa del domingo hay muchos huevos rotos y limones en el suelo ¿Qué vamos a hacer con ellos?

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Carolina Guevara

Carolina Guevara, colombiana residente en Bonn, Alemania, técnica en gestión de negocios por la UNAD Colombia y experta en estudios de desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid; investigadora en migraciones forzadas y responsable de EqGenero.com. Investigadora de OTPAL (Observatorio de Trata de Personas en América Latina). | Twitter: @laguevarab y @eqgenero.

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor