CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

Promoción 2x1 en delitos de Lesa Humanidad

Recientemente, la Corte Suprema de Justicia de la Argentina aplicó el 2x1 (que cuenta doble cada día de prisión para un procesado sin sentencia firme) para el Caso MUIÑA, un condenado por delitos de lesa humanidad.

Originalmente, el objetivo del 2x1 era evitar el uso indiscriminado de la prisión preventiva, compensando de alguna forma al condenado (o no) por la lentitud de nuestra justicia, y escribo era porque el 2x1 es una ley que estuvo vigente de 1994 a 2001. Hoy, esta ley se encuentra derogada.

¿Fallo jurídico o político?

El fallo, que llega en un momento muy particular de la realidad latinoamericana, se puede discutir tanto desde el punto de vista jurídico como desde lo político. En el primer caso, el criterio del fallo es la aplicación del artículo 2 del Código Penal que establece que “si la ley vigente es diferente en el tiempo que se comete el delito a la del tiempo cuando el delito es juzgado, se debería aplicar la versión más benigna (incluyendo períodos intermedios)”. Por supuesto, también existen argumentos jurídicos de por qué NO debería aplicarse el 2x1 en este caso.

La Corte votó dividida, en lo que fue una decisión por mayoría.
Los jueces que votaron a favor fueron:
* Elena Highton de Nolasco (nominada por Nestor Kirchner)
* Carlos Rosenkratz (nominado por Mauricio Macri)
* Horacio Rosatti (nominado por Mauricio Macri, ex Ministro de Justicia y Derechos Humanos de Nestor Kirchner)
Los jueces que votaron en contra fueron:
* Juan Carlos Maqueda (nominado por Eduardo Duhalde)
* Ricardo Lorenzetti (nominado por Nestor Kirchner)

Los delitos de lesa humanidad por la desaparición de personas y bebés se consideran de “ejecución permanente” hasta tanto aparezcan las víctimas, por eso en este caso se entiende que debería aplicarse la ley vigente hasta el momento de juzgar el delito, porque aún se está cometiendo en el delito en ese momento. Por otro lado, los acuerdos internacionales de derechos humanos entienden que los universos de delitos de lesa humanidad deben juzgarse con otros criterios distintos a con los que se juzgan los delitos “comunes”. Queda claro entonces que, desde el punto de vista jurídico, habría alguna discusión posible sobre la decisión de la Corte.

Desde el punto de vista político, es inadmisible. Desconocer el contexto latinoamericano en dónde se están vulnerando las instituciones democráticas en varios países resulta vergonzoso para una Corte Suprema. Más aún, desconocer la historia (y actualidad) argentina, todavía con heridas abiertas, con bebés que no aparecen, con abuelas que aún mueren sin saber qué ocurrió con sus nietos, es humillante. Esta sentencia beneficia a genocidas y es un triste retroceso en las políticas de Memoria, de Verdad y de Justicia, en un contexto en donde la justicia debería hacer un esfuerzo por condenar actos en contra de la democracia en lugar de dar un mensaje de que “no es para tanto”, acorde con algunas declaraciones “accidentales” hechas por el gobierno de turno.

¿Qué hacer si la justicia falla?

El fallo se recibió en la sociedad como un baldazo de agua fría. Quizás más alerta que el Poder Judicial, la sociedad se manifestó con enérgicos repudios a esta decisión de la justicia. En estos días y particularmente ayer, 10 de mayo, se dieron tres hitos que merecen la pena ser resaltados. El mundo online: desde las redes se iniciaron iniciativas de junta de firmas para la anular el fallo, en la ya conocida plataforma Change, casi 80.000 personas firmaron la petición en menos de una semana.

El congreso se despertó: En un año bastante parado, en tiempo récord la Cámara de Diputados dio media sanción, (con 211 votos afirmativos y 1 negativo) a una ley para limitar el “2x1” a delitos comunes, que horas después el Senado aprobó de manera unánime.

Habitar las calles: en menos de una semana llena de carteles, consignas y hashtags, la gente se autoconvocó hoy a una multitudianeria una marcha para expresar su repudio al fallo de la Corte y desbordó la Plaza de Mayo (y otras plazas del país).

Foto: www.tn.com.ar

Tres cosas claras

La Corte Suprema de Justicia de la Argentina tuvo un fallo, torpe, inoportuno, e innecesario. El pueblo, lo contestó con una respuesta audaz, oportuna y necesaria.

Queda claro, por último, que la mancha que dejaron las dictaduras en Latinoamérica no se va a borrar tan fácil. Queda claro que estamos alertas y que vamos a defender la democracia, en las redes, en la política y en las calles. Queda claro que hay un grito de dolor, pero también de lucha y de dignidad que, contrario a lo que la física nos haría esperar, se escucha más fuerte a medida que pasa el tiempo, queda claro que ¡¡NUNCA MÁS!!

--

Foto Portada: http://www.revistaanfibia.com

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Inti Bonomo

Especialista en Participación Ciudadana e Innovaciones Educativas. Miembro de la Red de Innovación Política en América Latina, Par del Partido de la Red y Referente en Ahora Buenos Aires. Docente y Licenciado en Ciencias Ambientales | Tw: @Intibonomo

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor