CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

Libre no significa gratis, ni tampoco malo

El software libre, y aún más amplio, el conocimiento libre, trata sobre crear Sociedad de forma colectiva y cooperativa. La innovación más genuina es la que se genera entre muchos.

Y sobre estos pilares,

·     La libertad, como oportunidad de que cualquiera pueda colaborar y/o participar sin limitación alguna (física, económica, cultural, etc.).

·     La adhocracia y la ética hacker, como un modelo de trabajo y organización.

Escuchamos la palabra “hacker” y siempre se nos viene a la cabeza “alguien malo, oscuro, que rompe cosas,...” porque así, durante mucho tiempo, los medios han querido expresarlo.  Sin embargo, nada más alejado de la realidad, la Wikipedia define hacker como

 “es todo aquel que trabaja con gran pasión y entusiasmo por lo que hace.
...una persona que es parte de una conciencia colectiva que promueve la libertad del conocimiento y la justicia social. Se entiende, por tanto, el Hacktivismo como el empleo de las destrezas técnicas más diversas, en pro de fines sociales, ecológicos, humanitarios o de cualquier otra índole con repercusión o tendente a la defensa de los derechos humanos.”
Podríamos sintetizar la ética hacker como: "ningún problema debería resolverse 2 veces. Por eso, cuando un problema es resuelto, debe ser comunicado a la comunidad hacker para ésta pueda dedicarse a resolver otros problemas, aumentando la productividad".

¿Pero... qué es eso del Software Libre?  Según la Free Software Foundation:

“La gente que acapara conocimiento, castigando y amenazando a los que tratan de obtenerlo y compartirlo, no lo hace para preservarlo, pese a lo que puedan decir. Muy al contrario, su objetivo es preservar su poder a expensas de la libertad de los demás.
Habiéndose dado cuenta de esto, millones de personas de todo el mundo (incluyendo gobiernos al completo) han decidido utilizar sólo software libre en sus computadoras. El hecho de que tanta gente esté dispuesta a tomar esa decisión (y ponerla en práctica) frente a las ofertas más y más baratas de Microsoft, Apple, y otras empresas que hacen softare privativo, prueba que esas empresas no están en lo cierto: no las necesitamos para hacer software.
Podemos hacerlo. Lo estamos haciendo.”

El software libre, o más bien las personas que están detrás de las tecnologías libres, se plantean el código como conocimiento, conocimiento que debe ser compartido. Entienden que el software libre trata sobre resolver problemas, buscar soluciones con las computadoras, poner la tecnología al servicio de la Sociedad. Por eso, el modelo de creación de software libre es colaborativo, y también viene denominado upstream.

Necesitamos entender la tecnología como la herramienta, como el camino hacia una mejor Sociedad, como la fuerza motriz del cambio, pero su dirección y sentido ha de ser resultado de un proceso político. Usar tecnología libre genera igualdad, riqueza, independencia, soberanía, transparencia… para traer mayores oportunidades y participación, siendo vitales la inteligencia colectiva y la democracia digital. O lo que es lo mismo, innovación social colaborativa.

No es lo mismo usar tecnología que crearla, es decir, no es lo mismo usar tecnología libre, que defenderla o generarla. Usar sistemas o aplicaciones GNU/Linux no es lo mismo que reivindicar la libertad tecnológica:

·       El Software Libre se centra en la libertad, en la oportunidad para que cualquier persona pueda usarlo, distribuirlo, mejorarlo. Es decir, no poner límites al progreso de la misma y, por lo tanto, a la Sociedad en su Conjunto.

·       El software libre es tecnología que soluciona problemas a las personas de forma justa y solidaria, que no discrimina por motivos económicos o cualquier otro. Y por eso, es importante que los usuarios de Linux comprendan y compartan que no basta con usar la tecnología, hay que defenderla como motor de cambio.

Cuando los desarrolladores de software libre generan tecnologías libres, no hay mayor deseo para ellos, o para las empresas que les contratan, que dichas aplicaciones sean usadas, mientras más mejor. Pero que quieran que usen su software no significa ni que el software no tenga valor ni que éste sea de menor calidad.

Y aquí, comienza la eterna pregunta, ¿libertad es igual a gratuidad?.

Y comienzo así porque siempre se nos pregunta la misma cosa: “a los del software libre, ¿si regaláis el código, como ganáis dinero?”.

Estamos tan acostumbrados a pensar en las empresas como venta de productos que se nos olvida que una gran parte de las empresas no ganan dinero por vender sus productos, sino por cobrar sus servicios: bien su conocimiento/experiencia, bien su especialización y/o cercanía, bien su amabilidad/garantía, bien otra serie de factores que nos hace apostar por un profesional y no por otro, aunque ambos nos ofrezcan el mismo servicio.

Lo primero que hay que aclarar es que el código no se regala, sino que se permite el acceso al mismo, y cualquiera pueda bajarlo, probarlo, estudiarlo, conocerlo… pero no es incompatible con que se pueda cobrar por él, bien la empresa que realizó el primer encargo sobre una necesidad que se tenía, bien porque, aunque está disponible, haya empresas o personas que quieran pagar por él para usarlo. Es decir, que sea libre y accesible, no significa que quien quiera no pueda pagar por él, sea porque prefiere que se lo busquen o entreguen en un soporte determinado, o porque no es consciente que el software está liberado en uno u otro sitio, entre otras opciones.

De igual manera, el hecho de que un programa informático tenga una u otra licencia no lo hace perder calidad, ni tampoco la gana, aunque si las ventajas implícitas que lleva.  De ahí, que la falacia que el software libre no es profesional, no sirve al mismo nivel que el privativo, es simplemente un absurdo: el software es código. A la hora de plantearse crear software hay un sinfín de licencias, evidentemente las que son libres, son las que más oportunidades te aportan.

Insistiendo en ¡¡Libre no es Gratis!! Es más, no solo no es gratis, sino que vale más de 2.200 millones de euros.

Este modelo de negocios, el de las licencias libres, apunta a distribuir la riqueza y generar empleo mediante el libre acceso al conocimiento. Que sea libre de costos para el usuario es un aspecto importante, pero no la clave de su indetenible desarrollo.

En ese sentido, es muy importante señalar las diferencias entre modelos de negocio basado en software privativo y en software libre. La principal diferencia no es que uno sea comercial y el otro no (algo que es falso, ya que existe software libre comercial, además ¿qué significa que el software sea comercial?), no es que uno sea propietario y el otro no (ambos tienen propietarios, independientemente del modelo de licencia y/o explotación). La principal diferencia en los modelos de negocio es que el software privativo basa su modelo en crear dependencia, para que una vez que una empresa o administración compra sus productos, o lo que es peor, encarga un desarrollo a medida, el cliente jamás pueda deshacerse de su proveedor, ya que el coste que tendría es tan excesivo que se convierte en inviable.

 Confundir software libre con software gratis es algo habitual, pero cuando descubres el verdadero valor del software libre, y no solo el económico, es cuando lo aprecias. De igual manera, abierto no significa libertad, aunque sea un paso, solo tenemos que asumir una perspectiva estratégica:

·     El software libre cuida especialmente en eliminar las restricciones a los usuarios y pone el acento en construir sobre lo que funciona compartiendo esfuerzo: es una estrategia del que utiliza, del que “paga” a quien desarrolla.

·     Las fuentes abiertas en cambio son más bien una estrategia de la industria tecnológica: compartir el código (compartir esfuerzos y gastos hasta cierto punto) pero permitiendo que cualquiera pueda “derivar” un programa y cerrarlo completamente. Esto es lo que la hace interesante para las grandes consultoras y por eso ahora son muchas las que dicen apostar por el software libre, cuando en realidad lo hacen por las fuentes abiertas o... ni eso.

El software libre  proporciona beneficios a los usuarios, a los gobiernos, a la industria local y a la sociedad en su conjunto.
VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Ramón Ramón

Consultor, activista y docente en políticas tecnológicas y comunicación, especializado en gestión del cambio y tecnopolítica. Experto y/o docente para diversos organismos como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos o el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo. Tw: @ramonramon

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor