CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

La Argentina, en marcha hacia las urnas

El cierre de listas para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)[1] ha sido el suceso político del semestre, donde los principales partidos llevaron adelante arduas negociaciones destinadas a establecer armados electorales basados en la realidad de cada provincia. Este artículo ofrece un panorama sobre las decisiones adoptadas por Cambiemos, el Partido Justicialista, el Frente Renovador y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

Para alejar fantasmas, el oficialismo necesita un claro triunfo

Esta vez, una desventaja se transformó en oportunidad. Al contar Cambiemos sólo con cuatro gobernadores[2], Mauricio Macri guardó para sí la lapicera que diseña listas, salvo por las excepciones de Mendoza y Jujuy, distritos ligados a la Unión Cívica Radical (UCR). Ya sea en las dos provincias donde el poder recae en leales macristas, como aquel vasto territorio cuyo dominio el peronismo conserva intacto, el presidente y una “mesa chica” integrada por María Eugenia Vidal (mandataria bonaerense), Marcos Peña (jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno Nacional), Emilio Monzó (Presidente de la Cámara de Diputados) y Jaime Durán Barba (consultor favorito del PRO) fueron amos y señores de las candidaturas.

Es verdad, gran parte de las boletas quedó encabezada por figuras radicales, pero también debe ser observado que el centenario partido no logró imponer muchos correligionarios en las bancas intermedias y últimas. Desde Balcarce 50 se trató de tener contentos a los aliados, sin permitir que el bloque oficialista en la Cámara Baja, principalmente, se vea desbalanceado en perjuicio del PRO.

Ahora bien, el objetivo mayor del jefe de Estado era otro, difícil de alcanzar: listas únicas en todos los distritos. Sin embargo, el plan no rindió frutos en San Juan (dos listas de senadores); Corrientes (dos listas de diputados); La Pampa (tres listas de diputados) y Santa Cruz (dos listas de senadores y cuatro de diputados). Contrario resultó ser el caso de Santa Fe, donde el postulante apadrinado por el titular de la UCR -José Corral- vio la amenaza de competencia interna, que finalmente obstaculizó la Junta Electoral de la coalición.

Párrafo aparte merece lo sucedido en Ciudad de Buenos Aires: Martín Lousteau buscaba participar de las elecciones primarias en el marco de Cambiemos, algo completamente rechazado por el PRO y la Coalición Cívica – ARI. Entonces, la jefatura partidaria radical y los socialistas debieron impulsar el espacio Evolución Ciudadana, liderado por el ex-diplomático y adversario del frente Vamos Juntos, que postula a Elisa Carrió. Destáquese que la candidata del Gobierno también recibió el apoyo de importantes figuras cercanas a la UCR porteña, como es el caso de Facundo Suárez Lastra.

En gran número de provincias, los peronistas caminan juntos

Sin dudas, la irrupción de Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en el escenario electoral originó el realineamiento de las distintas facciones que hacen al armado del Partido Justicialista: allí donde resultó imposible lograr acuerdos entre kirchneristas y peronistas tradicionales, más de una nómina fue conformada para las PASO, tal como sucedió en Provincia de Buenos Aires.

La ex-presidenta decidió rodearse de su entorno bajo el sello Unidad Ciudadana en Provincia de Buenos Aires (distrito más grande del país). Este frente contiene a pequeñas agrupaciones tales como Kolina, Partido de la Victoria y Frente Grande, pero principalmente cuenta con el apoyo de gran parte de los intendentes del PJ. Al servir esta táctica para que Florencio Randazzo viese trabada su voluntad de competir internamente contra CFK, el ex-ministro creó el Frente Justicialista, titular de la estructura organizativa del peronismo pero sin contar con sus máximos dirigentes. Esta división es la manifestación de la voluntad de Cristina de resistir como la líder de su espacio político y no permitir que se le dispute el liderazgo para con los que la acompañan. El mismo Florencio encabezará la lista a senadores, en tanto para diputados será el primer candidato el intendente de Bolívar: Eduardo “Bali” Bucca, seguido por el ex-Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. Podemos leer esta disputa por el espacio pejotista en la provincia de Buenos Aires, estructurada en la voluntad de reelegir de los intendentes.

Así, la campaña se ordenó en función de conseguir apoyo de los ejecutivos municipales, que sin lugar a dudas, tomaron partido en su mayoría por CFK, a excepción de “Juanchi” Zabaleta (Hurlingham) y Gabriel Katopodis (General San Martín) como las figuras más relevantes que apoyaron al ex-ministro del Interior. Enfrente, Randazzo tendrá a Mario Ishii, Intendente de José C. Paz.

Ahora bien, el buen diálogo resultó posible en aquellos distritos donde finalmente se presentó una lista única: Santa Cruz, Formosa, Santiago del Estero, Entre Ríos, Misiones, San Luis y La Rioja. Otras provincias a nombrar son: Santa Fe y Río Negro (dos listas de diputados), Ciudad de Buenos Aires y Mendoza (tres listas de diputados), Corrientes (cuatro listas de diputados), Jujuy (cuatro listas de senadores y tres de diputados), La Pampa (cinco listas de diputados) y Tucumán (ocho listas de diputados).

El cierre dejó algunos datos curiosos: en San Luis, Adolfo Rodríguez Saá liderará la boleta a senadores que también integra María Eugenia Catalfamo, quedando sin chances de ser reelecta Liliana Negre de Alonso, senadora desde 2001. Asimismo, la mandataria santiagueña Claudia Ledesma se presenta en calidad de primera diputada, posibilitando que su marido -Gerardo Zamora- tenga por hecha una nueva candidatura como gobernador.

Massa y el intento de evitar un escenario polarizado

Los renovadores necesitan repetir el buen desempeño electoral que obtuvieron dos años atrás, contra todo pronóstico. Para lograrlo, formaron alianzas junto al partido GEN en distritos importantes como Provincia de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Mendoza[3], aunque no pudieron conseguir lo mismo en Santa Fe y Entre Ríos, por ejemplo.

Si bien busca mostrarse un tanto lejos del Gobierno, el massismo se unió a Cambiemos en la provincia de Formosa, ya que el Partido Justicialista (PJ) guarda una fuerza difícil de vencer.  No obstante, prefirió aliarse con los peronistas en Córdoba, Salta, La Pampa, Tucumán, Entre Ríos y San Luis, siendo que en varios de estos distritos había optado por competir junto al PRO durante las elecciones de 2015.

Frente de Izquierda y el tan esperado acuerdo

Algo característico desde la conformación del FIT, el cierre de listas de cara a las primarias ha sido conflictivo. Hasta poco antes de la presentación de las listas, rumores sobre dos boletas en la Provincia de Buenos Aires proponían un escenario dividido para los trotskistas. Finalmente, el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas  y e Izquierda Socialista lograron un acuerdo, proponiendo listas únicas en todos los distritos del país.

En lo que concierne a la Provincia de Buenos Aires, la lista de diputados será encabezada por el cordobés Nicolás del Caño, en tanto Néstor Pitrola será quien lidere la lista de senadores.

Es interesante mencionar que, como propusieron desde su conformación, los partidos integrantes del FIT rotarán en las bancas que sean electas, con el fin de ejercer el cargo entre las tres agrupaciones de manera igualitaria. Esto, sumado a la coordinación que permitió unificar candidaturas, da cuenta de la disciplina que están mostrando estos partidos, tanto hacia su interior como dentro de la coalición.

Por último, nuevamente las reglas electorales unieron partidos que nacieron juntos: el MST y el Nuevo MAS, escisiones del viejo MAS (de su máxima expresión en los años 50). Estos dos partidos oficializaron la coalición “Izquierda al frente”, un espacio que intentará disputarle votos al ya consolidado FIT y poder acceder a una banca en el Congreso Nacional.

Reflexiones finales

Las PASO operan sin lugar a dudas como una primera vuelta electoral, proveyendo a los partidos políticos de información vital de cara a las elecciones generales. Así también generan incentivos para que aquellos partidos con dificultades para superar el umbral (1.5%) conformen coaliciones que, en algunos casos (FIT), han durado a lo largo del tiempo.

En este sentido resta señalar que el origen de las primarias ha sido, principalmente, la reducción de la fragmentación partidaria y la democratización interna de los partidos políticos. El primero de estos objetivos ha sido alcanzado por la ingeniería institucional, en tanto una serie de partidos pequeños no alcanzan la cantidad mínima de votos para acceder a elecciones generales. Ahora bien, resta preguntarnos si el segundo de estos desafíos fue alcanzado, en tanto es claro que, si bien las facciones pueden presentarse a elecciones internas, son las elites partidarias las que siguen decidiendo sobre quien compite y quien queda afuera.

-- 

[1] Las PASO fueron sancionadas en 2009, a través de la Ley de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral. Esta norma establece que los candidatos a cargos ejecutivos y legislativos son designados mediante el voto popular de todos los electores que figuren en el padrón, estén afiliados o no a un partido político. El conjunto de ciudadanos del país debe acercarse a las urnas en un mismo día, teniendo disponible la oferta completa de postulantes y pudiendo elegir sólo una lista interna por cada categoría. Para mayor información, véase Page, 2016 (http://oear.cippec.org/novedades/breve-historia-de-las-paso/) y Cruz, 2017 (http://www.lanacion.com.ar/2036077-lecciones-para-hacer-politica-con-las-paso).

[2] Nos referimos a María Eugenia Vidal (Provincia de Buenos Aires), Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy).

[3] En estas últimas dos provincias, también Libres del Sur integra el frente.

* Escriben: Iván Seira – Politólogo (UBA-UNSAM) y Andrés González Grobas  - Politólogo (UBA), forman parte del Grupo de Investigación "Coaliciones Políticas en América Latina: Análisis en Perspectiva Multinivel"

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Equipo de investigadores "Coaliciones Políticas en America Latina"

Iván Seira, Florencia Videla Bavio, Sofía Santamarina, Federico Oscar de la Vallina, Martín Ferreiro y Federico Manuel Casas, todos son Investigadores en Formación del GICP "Coaliciones Políticas en America Latina" (UBA) | Tw: @CoalicionesGICP

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor