CERRAR X

CONTÁCTENOS

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

El lenguaje y la muerte: narrativa noticiosa y la construcción de la identidad de Santiago Maldonado en los medios

Tal como afirmara el maestro Oscar Terán en sus clases, “en el curso de la historia y de nuestras vida ocurren sucesos que cortan el hilo de los días, que rompen nuestra cotidianidad y trastornan nuestras existencias”, y cuando esto pasa -nos recuerda el profesor- nos miramos estupefactos preguntándonos por qué.

El caso de Santiago Maldonado pareciera ser uno de esos casos que funciona como una especie de hito que corta el devenir normal y rutinario de la sociedad.

Y es que la noticia de un joven, desaparecido por más de 78 días, que no logra sobrevivir a una protesta, activa en la memoria un componente emocional negativo, vinculado a las prácticas disciplinares e intimidantes de los años de la dictadura por parte de las fuerzas del Estado.

Empiezo a escribir este artículo el jueves 19 de octubre y todavía no se ha confirmado la identidad del cuerpo hallado en el Río Chubut hace unas horas. La mayoría cree, o espera, que se trata de Santiago Maldonado. Fueron 79 días en los que una pregunta martillaba a toda hora: ¿Dónde está Santiago?

Unas horas después se confirmaría: el cuerpo era de Santiago. Una dolorosa confirmación que traía a su vez, paradójicamente, un espinoso alivio.

La guerra de las interpretaciones

Como dice Alejandro Grimson “las especulaciones generan cansancio y al mismo tiempo son consumidas masivamente para tratar de hacerse una idea” y eso fue lo que pasó durante estos 78 días. Especulaciones e hipótesis de cualquier tipo, descabelladas, canallas, dolorosas, la mayoría con afán distractivo, como mínimo. Pero también asistimos a tensiones y pujas a lo largo de todo este tiempo. Un pólemos que se intensificaba mayormente en las redes sociales y mostraba como polos sin punto de acuerdo posible a los portadores de una indiferencia sistemática ante la desaparición de Santiago Maldonado  y, por otro lado, los que preguntaban cada día ¿se sabe algo? El interés por Santiago parecía depender de los humores y gestos de “la grieta”, una grieta que se ensanchaba hasta tornarse abismal.

Y en el medio, los medios. Jugando su propio juego de interpretación y distracción.

Uno de los aspectos más llamativos de estos 78 días (hasta la confirmación por parte de peritos forenses) fue, valga la dolorosa ironía, la identidad de Santiago Maldonado.

Santiago fue, durante esos días, muchas personas: fue “el artesano”, el joven desaparecido, el joven perdido en Chile, el activista mapuche, el hermano, el hijo, también fue el cuerpo que apareció río arriba. Quien lea en estas denominaciones un ejercicio de pericia periodística en la búsqueda de sinónimos para evitar la repetición de los términos está simplemente equivocado.  

Nuestra lectura sugiere que la identidad de Santiago Maldonado fue construida a partir de una confluencia de discursos y narrativas tendientes a generar una adherencia emotivo-racional de las audiencias/targets propias de cada medio. Y es que las emociones despiertan el razonamiento, enmarcan la comprensión y movilizan la acción/adhesión bajo los diferentes marcos mentales transmitidos por el mensaje construido en cada caso. El resumido análisis que realizaremos, nos permite obtener algunos datos cuantitativos para entender de qué manera se construyó la información en este caso. Nos enfocaremos en el tratamiento que hizo el diario argentino Clarín. De un modo muy somero, hacia el final habrá una lectura comparativa con otro medio de alcance nacional, pero con una posición ideológica contraria a la de Clarín, se trata del diario Página 12.

  • Durante 78 días, Clarín produjo un total de 284 noticias relacionadas con el caso de Santiago Maldonado. Esto nos da una producción de alrededor de 3,64 noticias por día.
  • La primera noticia indexada sobre Santiago Maldonado aparece el 6 de Agosto de 2017, es decir, 5 días después de su desaparición.
  • A lo largo de la búsqueda, y este es uno de los núcleos de nuestro argumento, las denominaciones utilizadas por el diario para referirse a Santiago Maldonado fueron dos: “el artesano” y “Santiago Maldonado”. Cada uno de estas denominaciones en los títulos presenta variaciones que no alteran la indexación (por ejemplo: “artesano desaparecido”, “caso Maldonado”, etc.).
  • Del total de 284 noticias, las entradas o encabezados a los que el diario se refiere como “el artesano” son 137. Y las entradas por las que se refiere como “Santiago Maldonado” son 147.
  • De las 137 menciones como “el artesano”, el 32%  se refieren a diferentes tipos de “incidentes” (mayormente, ocurridos en las movilizaciones en las que se pedía por la aparición de Santiago Maldonado a lo largo de todo el país), un 5% de las entradas se asocian a la comunidad Mapuche Pu-Lof, pero en este porcentaje también se incluyen noticias vinculadas a la RAM, el grupo mapuche con mayor movilización y activismo visible, por último, el 63% restantes de las entradas implican  un heterogeneidad que no resulta específicamente significativa para este análisis (comunicados de referentes sociales, noticias o datos biográficos de Santiago Maldonado, artículos referidos a hipótesis no comprobadas, testigos falsos, referencias u opiniones del arco político no oficialista, etc.).
  • Por otra parte, y por sólo tomar un ejemplo sin profundizar en las rutinas periodísticas y frames producidos por los medios que mencionaremos continuación,  podemos ver que en Página 12, medio opositor al oficialismo, las entradas están siempre catalogadas como “Maldonado/caso Santiago Maldonado”.

En este escenario es dable pensar que los indicadores presentes en las entradas de los textos noticiosos sobre Santiago Maldonado convergen en encuadres que ponen de manifiesto una disputa ideológica entre los medios citados.

Dentro del enmarcado propuesto por Clarín se observan titulares tendientes a motivar  una mirada particionada sobre la identidad de Maldonado: cuando se habla del artesano, las referencias tienden a ser despectivas al involucrar una terminología ligada a la violencia, los desmanes, una comunidad indígena “radicalizada” y violenta, etc., mientras que, por otro lado, cuando se habla de Santiago Maldonado las referencias tienden a enmarcarse en la narrativa del proceso judicial, el rol de la gendarmería y, en algunos casos, se vincula al discurso sostenido por el Gobierno Nacional respecto al caso.

Resulta claro que la tematización o encuadre de las noticias sobre Santiago Maldonado buscó generar una predisposición emocional en la audiencia que llegaba al portal de cada uno de los diarios en busca de noticias sobre el caso.

Una vez allí, el lector sólo tenía que decidir con quién quedarse: con los vaivenes de un artesano anarquista o con la vida de Santiago Maldonado.

Notas:

(1) Se refiere a la cantidad de entradas que surgen de la contabilización de los términos vía web, con el recurso de “ediciones anteriores”.

(2) Estos números no profundizan en la bajada ni en el contenido de la noticia, sino en cómo se titula o se da la entrada a la noticia. En este contexto, estas key words son un filtro/atajo para encontrar las noticias relacionadas con el caso.

(3) Cabe señalar que cada vez que la entrada a la noticia estaba catalogada como “el artesano” en la bajada del titular se mencionaba, en la mayoría de las veces, el “caso Santiago Maldonado/caso Maldonado”.

Foto portada: Internet.

VOLVER A LISTADO
Más opiniones de

Juan Clavero

Profesor de Filosofía (UBA), Maestrando en Gestión Estratégica de las Comunicaciones (UNLZ). Director de proyectos cualitativos / CX Reporting Analyst. | Twitter: @juanxaclavero

Christian Andres Gonzales Calla

Politólogo.

Más opiniones deste autor