Te presentamos #ProyectoSISA: mujeres activando

¿Cómo las violencias que padecen a diario las mujeres jóvenes obstaculizan su participación política? Te presentamos #ProyectoSISA, desde los saberes y prácticas de la diversidad de mujeres del Sur, donde contribuimos a facilitar herramientas, para superar los contextos cotidianos de violencias de género contra las mujeres.

En América Latina, las mujeres forman parte sólo del 22% de los gabinetes ejecutivos, representan el 28% de los miembros del Congreso/Asamblea y el 12% de las posiciones ejecutivas en gobiernos subnacionales; ¿Cómo se pueden implementar soluciones si solo los hombres se encuentran en las posiciones dominantes de toma de decisión?

Como organización comprometida en la construcción de democracias inclusivas, paritarias y de sociedades justas para América Latina, desde Asuntos del Sur creemos que el fortalecimiento de las condiciones que posibiliten o que den ulterior impulso al interés cívico y la participación política de las mujeres, puede resultar en mejoras sustanciales para resolver otros tipos de violencias (no solo la física, si no también la psicológica, simbólica, sexual y económica/patrimonial).

Es así que nos proponemos abordar, por un lado, cómo las violencias que padecen a diario las mujeres jóvenes obstaculizan su participación política (en ámbitos formales e informales), mientras que, por el otro, intentaremos identificar en qué modo su activismo puede concebirse como una herramienta emancipatoria que les permita combatir y superar dichas situaciones de violencias.

Nos planteamos la búsqueda de aportes desde las propias mujeres jóvenes, con miras al fortalecimiento de sus capacidades y saberes para promover la participación política en contextos de violencias en cuatro países de América Latina: Guatemala, con colectivos con una fuerte presencia de mujeres indígenas y rurales; Ecuador, en un territorio (Esmeraldas), donde la interseccionalidad es palpable –con mujeres afrodescendientes, mestizas, indígenas, migrantes y campesinas; Paraguay, en donde focalizaremos el trabajo en la población de las mujeres transexuales de Asunción y del interior del país; y Argentina, ya no focalizados sobre un sector específico o un determinado colectivo, sino más bien abordando el ecosistema de organizaciones de mujeres y su capacidad de incidencia en las políticas públicas.