Taller de Innovación Política para la participación y el etnodesarrollo local

El 24 y 25 de mayo se llevó a cabo el primer taller de articulación territorial de Asuntos del Sur de 2018 en la ciudad de Buenaventura, Colombia, en alianza con Amigos de Unesco, el cual se llamó“Taller de Innovación Política para la participación y el etnodesarrollo local”.

Este fue un espacio en que confluyeron los distintos proyectos y procesos que lidera Asuntos del Sur,que buscan fortalecer las democracias participativas en América Latina. De ese modo, implicó un trabajo articulado entre su área de Articula Territorial, que trabaja en base a metodologías #Muchoconpoco, la Academia de Innovación Política, con su formación en innovación política, y la Red de Innovación Política, en alianza con una de las lideresas que forma parte de la misma, Marcia Santacruz junto a Amigos de Unesco.

El objetivo del taller fue generar un espacio de co-construcción y diálogo formativo para el avance territorial y la incidencia política de Buenaventura y el Norte del Cauca. De esa manera,  nos propusimos desarrollar un taller de dos días de articulación entre actores diversos y sus experiencias locales, y asimismo brindar herramientas teórico prácticas para la formulación de proyectos de incidencia local durante el taller y de manera posterior con capacitaciones virtuales brindadas por Asuntos del Sur y Amigos de Unesco. De esa manera, abrimos un camino de diálogo e intercambios para fortalecer propuestas políticas y sociales de activistas en Buenaventura.

Buenaventura, donde confluyen las desigualdades y emergen las oportunidades

El lugar en donde se llevó a cabo el taller no fue elegido al azar. Buenaventura representa la confluencia de muchos de los desafíos y desigualdades que vivimos en nuestra región, pero a su vez se ha convertido en un centro clave en Colombia para el activismo, efervescencia de nuevas imaginarios de cambio y potencial para la innovación política del país.

En cuanto a los desafíos, espejos de muchas realidades de la región, Buenaventura es hoy un territorio de fronteras políticas, culturales y económicas producto de años de migración y del desplazamiento forzado de miles de personas, provenientes de varias poblaciones del Litoral Pacífico que le han huido a la guerra. Su ubicación y actividad portuaria la hacen una de las principales ciudades del Pacífico para las economías comerciales regionales y nacionales. Pero también los escenarios de violencia que hoy la caracterizan representan los límites entre el conflicto armado y la convivencia, la ilegalidad y la legalidad, la destrucción y la conservación y la pobreza y la riqueza. Es así como la historia de Buenaventura ha sido una constante tensión entre la expansión del desarrollo económico y las dinámicas del conflicto armado en el puerto más importante del país.La llegada de un nuevo modelo de desarrollo al país y en especial a la región, la desatención del Estado frente a la situación social de Buenaventura, y sus altos índices de pobreza, desempleo, marginalidad y debilidad institucional, y la movilidad continua de capitales públicos y privados, han convertido a la ciudad en un lugar propicio para las actividades ilegales. Los procesos de desposesión y ausencia de oportunidades han facilitado el fortalecimiento de las nuevas formas de estructura organizacional de los grupos criminales del narcotráfico, y su operatividad facilita la permeabilidad de sus ofertas y demandas en la población joven y las mujeres, logrando rápidamente la transformación del orden social local y regional de Buenaventura.

Pero no todo es frustración en esta región. Buenaventura es también un espacio para la transformación social y política del país. En 2017, miles de bonaverenses salieron a las calles vestidos de blanco para reivindicar el carácter pacífico de una protesta que resonó a nivel nacional y en distintos rincones del mundo. "Se cansó, Buenaventura se cansó", fue el lema de una acumilación de demandas diversas que habitantes del puerto le acercaron al gobierno local y nacional, pidiendo respuestas inmediatas a sus problemas de acceso a salud, agua potable, fuentes de trabajo y seguridad, entre otros problemas. Esta resonancia de voces afro, indígenas, jóvenes y mujeres históricamente invisibilizadas que emergieron en el paro del 2017 otorga al territorio de Buenaventura la oportunidad para repensar su política, para recuperar y reconocer imaginarios políticos anclados en sus ancestralidades y crear nuevas narrativas de cambio más inclusivas, diversas y horizontales. Asimismo, cabe destacar que en los procesos de paz, Buenaventura se considera una zona priorizada para el posconflicto.

Articular desde el territorio para cambiar la política

 El taller de Asuntos del Sur y Amigos de Unesco se planificó empapado de estas realidades y de esta oportunidad para empoderar a liderazgos emergentes de Buenaventura. De esa manera se pensó un espacio de intercambio de saberes y co-construcción de imaginarios políticos alternativos ordenado en cuatro momentos:

1° MOMENTO de CONEXIÓN

Aquí buscamos iniciar el taller pensándonos humanos con ser. Partiremos de nuestro ser para el hacer con los otros.

2° MOMENTO de CO-CONSTRUCCIÓN de conocimientos

Este fue un espacio caracterizado por un Diálogo entre saberes en torno a temas orientados, un espacio del sentipensar la innovación política a partir las experiencias.

3° MOMENTO de INSPIRACIÓN

Este fue un momento para el intercambio de experiencias que se volverán inspiración, experiencias y trayectorias de quienes que ya han trabajado en el territorio y pueden ser un puente para el involucramiento de nuevos actores.

4° MOMENTO DE INNOVACIÓN

Este momento se constituyó en un espacio para la construcción de proyectos transformativos e innovadores los cuales serán fortalecidos en su propuesta de manera posterior al taller.

Aquí les contamos cómo transcurrieron estos momentos:

Día 1

Momento de Conexión, humanos con ser

El taller inició junto a un ritual afrodescendiente propuesto por Amigos de Unesco, que fue puesto en escena por Areli Zaragoza y Marcia Santacruz. El ritual para la conexión desde las ancestralidades y el ser de cada humano implicó tomarnos de las manos y respirar para encontrarnos con el otro desde un lado espiritual. La construcción de imaginarios para sociedades inclusivas y diversas requiere de otro tipo de encuentro y el ritual fue el propósito para mirarnos desde otro lugar. Asimismo, junto a Melisa Gorondy Novak de Asuntos del Sur se iniciaron las presentaciones de cada activista invitado. La consigna fue que, de a pares, se escucharan en silencio y luego se presentaran mutuamente en un diálogo en círculo. Unas 40 lideresas y líderes de Buenaventura, mujeres feministas, parte del movimiento nacional de mujeres de colombia, dos candidatos afro a la intendencia, emprendedores, comadronas, jóvenes activistas, profesores, miembros de fundaciones diversas participaron de este taller y fueron presentados en este diálogo en círculo.

Momentos Co-construcción de conocimiento

El segundo momento del taller buscó desarrollar diálogos que permitan generar las bases de conocimientos comunes para luego construir propuestas en bases a conocimientos y narrativas compartidas. Tres conversatorios constituyeron un diálogo de saberes en torno a temas orientados, un espacio del sentipensar la innovación política a partir las experiencias. Entre los diálogos encontramos:

Un primer espacio llamado, “Transformaciones sociales en el siglo XXI: nuevos liderazgos políticos para redistribuir el poder que fue liderado por Asuntos del Sur”, buscó pensar los activismos de Buenaventura y Colombia como parte de un proceso más amplio de transformación que se observa a lo largo y ancho de América Latina.  Aquí las principales reflexiones giraron en torno a estas ideas:

“Cada generación es responsable de generar un cambio político que puede transformar la sociedad. Los que deciden cómo quieren vivir, somos nosotros, el pueblo.”
“Tenemos que enseñar desde la casa la importancia de ejercer identidad social y política desde los espacios más ínfimos.”
“La política es un ejercicio consciente”

El segundo diálogo, “Buenaventura, desigualdades, luchas históricas y activismos” fue liderado por Amigos Unesco, buscando pensar los activismos desde el territorio de Buenaventura. Aquí surgieron conocimientos sumamente importantes, entre los cuales encontramos:

“Amigos UNESCO apuesta a construir un tejido que sostenga a los actores como protagonistas de la paz y quitarle protagonismo a la guerra.”  
“A través de la movilidad de cuerpos y experiencias se construye la paz.”
“¿Qué estoy haciendo yo al hoy para que los cambios que quiero se den? Primero tengo que tener yo una transformación propia, un sentido de pertenencia con mi localidad.”
“El Paro Cívico fue un buen momento, pero también tiene un desafío, que es tomar una ruta que haga irreversible lo que se ganó. Para eso tenemos que ir hacia la institucionalidad.”

Luego, un tercer conversatorio puso a la alteridad en el centro del círculo de saberes, el cual se llamó “Diversidades en la construcción de nuevas narrativas de cambio”, en el cual participaron los siguientes actores, trayendo estas reflexiones:

Libia Mosquera:

“Lo rico es que seamos diferentes pero nos encontremos en un punto común. En esa diversidad nos vamos a encontrar para trabajar los escenarios políticos que necesita Buenaventura.”
“Cada uno, desde su territorialidad, desde sus aprenderes y saberes está listo para articular con cada uno de nosotros, para pensar nuevas visiones de hacer política.”
“Las mujeres estuvimos siempre co-ayudando, actuando para... llegó el momento de que esos imaginarios políticos tengan nombre y mirada de mujer, organización y visión de una mujer.”

Vladimir Solís:

“No hemos valorado nuestro territorio. El primer paro lo hicieron los hermanos de la zona rural. Ellos van a marcar la pauta en el liderazgo que queremos en Buenaventura.”
“Tenemos que mirar lo fuerte que somos hoy en nuestro territorio. Busquemos no el relevo generacional sino el acompañamiento generacional.“

Diana Landazuri:

“Empecemos a valorar el saber del otro independientemente de su escolaridad y de su edad.“
“Eso que se llaman rudimentario es ciencia. La ciencia se tecnificó y ahora se llama tecnología.“
“Para emprender y comprender nuevas dimensiones, empecemos a dialogar a partir del otro, conociendo esas otras diferencias. Es a partir del contacto con el otro que empiezo a darle sentido a mi existencia.”

Waldistrudis Hurtado:

“¿Cuáles son las herramientas para un nuevo imaginario político? Las herramientas para un nuevo imaginario político está en el territorio, como espacio vital donde se construyen procesos de desarrollo bajo la mirada articulada de los actores en el territorio con sus diferentes enfoques. La pregunta luego es cómo desarrollamos o construimos ciudadanía.”

Finalmente el primer día terminó junto a su momento de “Co-construcción de conocimientos”, cerrando con un conversatorio que implicó pensar la importancia de “Diálogos intergeneracionales para construir otra política”. Sentados frente a frente, el profesor Romel, con una larga trayectoria de activismo político junto a Lizeth, una jóven mujer lideresa que defiende la importancia de incluir las juventudes en la política, trajeron al círculo las siguientes reflexiones:

Romel:

“Si nosotros como ciudadanos no nos reconocemos, no tenemos primero una identidad como seres humanos, y segundo a nivel territorial, nuestro poder a lo político no se va a consolidar.”
“Desde la familia aprendí la colectividad.”
“Los jóvenes de mi generación tuvieron también barreras generacionales. Antes los conocimientos eran legitimizados: más edad, más sabiduría. Hoy hay más apertura.”

 Liseth Yohana Moreno:

“Los niños son actores políticos también y desde allí tenemos que arrancar.”
“Siento que las mujeres somos unas actrices que no nos han dado la oportunidad. En mi casa quien llevaba la batuta y el liderazgo fue mi madre. Y yo siento que en Buenaventura no les hemos dado ese protagonismo a las mujeres de administrar nuestros recursos.”

Mapa de las riquezas

 Para dar cierre a este primer encuentro desarrollamos un “Mapa de la riqueza”. Aquí buscamos identificar en círculo y de manera conversada las riquezas que cada asistente tiene. Este enfoque buscó romper con las metodologías habituales de pensar los proyectos, las iniciativas y nuevas ideas desde los problemas, para situar nuestras bases en nuestras riquezas para avanzar en procesos de cambio.

Día 2

Momento de inspiración: intercambio de experiencias

Mapas y redes de intercambio:

El  segundo día inició con una metodología participativa para el intercambio de experiencias: “Cambio de paradigma: articulación para abundancia en lugar de competencia por recursos”. Esta dinámica planteó la importancia de reconocer las experiencias de los actores clave para la inspiración de otras iniciativas, pero además fue una oportunidad para pensar posibles articulaciones y alianzas entre los participantes en base a la coincidencia del trabajo en el territorio,  y en base a las herramientas y mecanismos existentes.

Luego de llenar el mapa de Buenaventura de colores según dónde cada participante está operando, los participantes reconocieron desafíos y herramientas:

Árbol del Ubuntu: yo soy porque tu eres!

Para cosechar los intercambios de experiencias y encontrar horizontes comunes en las luchas diversas  de los participantes, propusimos la construcción conjunta del árbol del UBUNTU. Esta es una metodología participativa que busca la generación de lazos entre los activistas, reconociendo que la identidad se construye en diálogo con el otro,  buscando reconocer las diversas luchas históricas que asimismo han sedimentado sus propósitos, e identificando agendas comunes en los quehaceres políticos actuales. Esta metodología invocó la construcción de un árbol, trabajando colectivamente en etapas para armar nuestras raíces, ramas y troncos. Aquí los árboles construidos por los participantes:

Grupo 1
Raíces: Desigualdad, belleza/riqueza del territorio, prácticas tradicionales, memoria histórica, esperanza, trabajo fuerte, creencia y valores, sueño, resistencia, olvido estatal
Tronco: Empedrar a las comunidades, reivindicar los derechos, vivir desde nuestra visión, gozar de los beneficios y riqueza del territorio
Ramas: Visibilización, calificación del capital humano, movilización ciudadana, la sensibilidad social, solidaridad (hacia adentro y hacia afuera), repensar la idea de futuro (cómo dialogamos con el otro permitiendo que ese otro no esté por encima), escenarios y leyes, reconocimiento de la cultura
Grupo 2
Raíces: Humildad de la familia, mitos y leyendas propios, desigualdad en el acceso educativo y laboral, espíritu de libertad, religión
Tronco: Don de gente (la solidaridad es parte de esta cultura), amor por la tierra y la cultura, arte, historia, horizontes comunes
Ramas: Trabajo con mujeres empoderadas, construcción de relaciones interétnicas, creación de municipio, emprendimiento, culminación de estudios universitarios, organizaciones sociales
Grupo 3
Raíces: Ancestralidad, prácticas cotidianas, valores comunitarios
Tronco: Calidad de vida, fortalecimiento intercultural, comunidades indígenas, negros, mestizos, enfoque diferencial
Ramas: Formación del talento humano, desarrollo de habilidades, intercambios de saberes, desarrollo social de Buenaventura, construcción y respeto

Momento de innovación:

Taller Feeling para construcción de políticas desde nuestros territorios

Finalmente, el momento de innovación implicó armar proyectos en base a la Metodología Feeling. Buscamos innovar desde los sentimientos, deseos y el corazón del Ser Humano. El proceso de Feeling se inspira en la novela ”El Principito” del escritor y aviador francés Antoine de Saint Exupéry, lo que lleva a comparar los viajes del personaje con las fases mediante de las cuales se emprende un viaje a través de la innovación. Asimismo, Feeling ayuda a generar procesos de innovación de manera efectiva, combinando el Design Thinking (Pensamiento de Diseño), con la creatividad surgida desde las realidades del contexto. Las fases del viaje que se emprenden en Feeling son cinco: Preparar el Viaje, Despegar, Volar, Explorar y Aterrizar; estas se correlacionan y se alimentan de manera cíclica.

Los proyectos desarrollados con Feeling fueron:

Empoderamiento político y social de corregimiento Nro. 8

Los participantes propusieron contribuir en la formación política y social de mujeres del Río Anchicayá a través de capacitaciones, foros, seminarios y conversatorios. El objetivo final es contribuir a la emergencia de mujeres alcaldesas en la zona rural.

Mejora de los niveles de identidad cultural en Villa Rica

Este proyecto está orientado a niños de entre 5 a 15 años que viven en Villa Rica. Consiste en la realización de talleres donde contar historias de tradición oral para orientar el imaginario colectivo, actividades recreativas y lúdicas para reforzar la producción intelectual colectiva y paseos eco-turísticos de identificación de elemento y lugares del medio.

Foto de portada: Nicolás Vallejo