Jornada de Género y Tecnología en FAMAF #Córdoba

El FAMAF fue sede de la segunda Jornada sobre Género y Tecnología en la ciudad de Córdoba. Junto con las organizaciones WiDE Argentina y Fundeps organizamos el taller que convocó a referentes de la sociedad civil, de la Academia, del sector empresarial, del gobierno y del público en general interesados en conocer y participar de la propuesta. Si bien las temáticas fueron las mismas que se plantearon en la Jornada de Neuquén, los diálogos tomaron un rumbo diferente y el contexto nos llevó a repensar estas agendas desde otras perspectivas.

La apertura de la Jornada estuvo a cargo de las tres organizadoras del evento: Melisa Gorondy Novak (Asuntos del Sur), Virginia Pedraza (Fundeps) y Tamar Colodenco (WiDE).

“Estamos rodeados de tecnología y sigue habiendo una brecha digital de género, no solamente en el acceso a la tecnología sino también en el uso y en el desarrollo de las tecnologías” afirmó Melisa. Este taller nos invita a pensar “cómo el género y la tecnología deben ser tenidos en cuenta pensando en la brecha digital de género y en las oportunidades en el ámbito tecnológico y científico y teniendo una perspectiva política sobre este tema”.

Por su parte, Tamar expresó que “la brecha digital de género, es algo que nos preocupa, porque a diferencia de la brecha digital global, se está ensanchando. La idea es discutir qué está pasando y qué políticas públicas podemos generar de manera participativa para resolver esta problemática”.

Finalmente, Virginia manifestó que “la propuesta del taller propone pensar desde nuestros recorridos y caminos soluciones que nos permitan solucionar estas desigualdades, por lo tanto este es un espacio abierto para que, más allá de las panelistas, puedan participar”.

Brecha digital, género y tecnología

El primer panel estuvo moderado por Tamar Colodenco quien invitó a las panelistas a contar desde sus propios recorridos cuáles son los principales obstáculos, desafíos en sus ámbitos de trabajo para superar la desigualdad de género en la brecha digital. Tamar reflexiona que cuando se comenzó a hablar de brecha digital de género se planteaba en términos de acceso a la tecnología, pero luego entendimos que es multidimensional y es mucho más compleja, y tiene que ver también con el uso: “¿somos usuarias o somos creadoras de la tecnología?”, y con la participación “¿Quién toma las decisiones respecto al ecosistema digital?”.

Las panelistas invitadas fueron Lila Pagola de la Universidad de Villa María, Celeste Torresi de Santex (empresa de desarrollo de software), Belén Bonello de Fundación Sadosky y Esther Galina del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba.

"El ámbito doméstico como el ámbito de trabajo no nos resulta atractivo. Ahí es donde nos dijeron que debíamos estar" Belén Bonello

"Las barreras de ingreso para las mujeres son más altas que para los hombres en el mundo de la tecnología" Esther Galina

“India y Filipinas son los países que han tenido un crecimiento de mayor paridad entre hombres y mujeres en el mundo de la tecnología” Celeste Torresi

“Hay que incorporar perspectiva de género en las capacitaciones docentes porque la mayoría de las capacitadas son mujeres” Lila Pagola

Oportunidades para las mujeres en Tecnología

Durante el segundo panel "Oportunidades laborales de las mujeres en el mundo de la tecnología" se escucharon experiencias de mujeres que se encuentran insertas en espacios que por lo general dominados por hombres. El mismo estuvo moderado por Melisa Gorondy Novak, Coordinadora del Proyecto Mucho con Poco y contó con la participación de Ana Laura Almada de FLISOL, Luciana Benotti de FaMAF | UNC, Carolina Antón de Espacio Abasto, Virginia Pedraza de Fundeps Argentina y Ana Figueroa de Moblar.

Entre las principales reflexiones se planteó que debemos pensar los estereotipos que generar esas desigualdades y preguntarnos “cómo podemos romper con las condiciones socioculturales que, a través de micromachismos, provocan la desigualdad entre hombres y mujeres en el mundo de la tecnología. Es importante desjerarquizar lo femenino, y valorizándolo” (Virginia Pedraza).

Asimismo, Luciana Benotti planteó “es necesario ensuciarse con código por lo menos una vez, y dejar de pensar qué están haciendo los hombres que es tan mágico”.  Ana Figueroa agregó que no hace falta ser experta para innovar en tecnología e invitó a pensarnos como posibles hacedoras de estos procesos: “No soy experta, pero decidí emprender, siendo mujer con conocimiento en ciencias sociales y ahora soy CEO de una empresa de tecnología”.

Por otro lado, Carolina Antón de Drimcom dejó claro uno de los mejores espacios como oportunidades laborales para las mujeres: “espacios de emprendimiento o incubadoras parecen ser espacios más inclusivos que grandes multinacionales”. Finalmente Ana Laura Almada  de FLISOL, planteo que ella se metió en el mundo de la programación y software libre porque entendió que “lo instrumental es político: si bien en la generación de contenidos no es tan visible la brecha de género, si lo es en la construcción de las plataformas, por eso saber cómo funcionan, hacerlas, es poder”.

Talleres de sensibilización y construcción de proyectos

Finalmente, contamos con dos actividades participativas. Por un lado, un taller "El lugar de las mujeres" de sensibilización sobre roles y estereotipos de género organizado por el Consejo Provincial de las Mujeres donde se reflexionó sobre lo que es “perspectiva de género”. Y luego llegamos a un Taller "Feeling para incidir políticamente en agendas de género e internet" coordinado por Melisa Gorondy Novak de Asuntos Del Sur con apoyo de Daniela Pardo de WIDE y Virginia Pedraza de Fundeps Argentina.

Los resultados de los talleres apuntaron a la importancia de trabajar en temas de género y tecnología desde la educación, en niveles de educación primaria y secundaria  dado que un primer lugar para visualizar donde pensar en políticas vinculadas a género y tecnología debe ser la escuela, y también con adultos mayores, y desde las diversidades de nuestra provincia.

Relatoría: Melisa Gorondy Novak y Sofía Castro Mariel