Debatiendo acerca de la participación política de las mujeres, género y diversidades

El pasado jueves 12 de Abril se llevó a cabo el Conversatorio: “Participación Política de las Mujeres, Género y Diversidades” organizado por Asuntos del Sur y la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Durante la jornada, se hizo énfasis tanto en las luchas del movimiento feminista y su repercusión en la agenda pública, como en la necesidad de avanzar hacia democracias más incluyentes, donde los y las sujetos/as de los colectivos políticamente subrepresentados tengan voz propia y se avance hacia el reconocimiento de sus derechos.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Lucía Vincent, Secretaria Académica de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM y Matías Bianchi, Director de Asuntos del Sur.

Lucía Vincent resaltó que, desde la Escuela y desde la UNSAM, el género y la diversidad son ejes centrales y que la Universidad tienen un compromiso y rol fundamental para enriquecer debates, como es la discusión actual sobre el aborto.

Matías Bianchi rescató que nuestro punto de partida para ingresar a la discusión sobre géneros ha sido la pregunta: ¿dónde están los principales factores de inhibición de distribución de poder en la sociedad? entendiendo que, en el género, es donde se acumulan todas las variables de exclusión política (...) Para nosotrxs la discusión de género es una discusión política.

En línea con lo anterior, Matías lanzó oficialmente SISA “La Participación Política como Emancipación de las Jóvenes”, el nuevo proyecto de Asuntos del Sur, que parte de la convicción de trabajar sobre la construcción de democracias más inclusivas, interculturales y paritarias, buscando, por un lado, abordar cómo las violencias que padecen a diario las mujeres jóvenes obstaculizan su participación política (en ámbitos formales e informales), mientras que, por el otro, identificar en qué modo su activismo puede concebirse como la herramienta emancipatoria que les permita combatir y superar dichas situaciones de violencia.  

 

Mesa 1: Las luchas del movimiento feminista y su impacto en la agenda pública

El primer panel estuvo moderado por Laurana Malacalza, docente de la UNLP y de la UNICEN, y contó con la participación de María Alicia Gutiérrez, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Libre, Seguro y Gratuito; Mercedes D’Alessandro, representante de la organización Economía femini(s)ta; y Vanesa Vázquez Laba, Directora de Género y Diversidad de UNSAM.

Laurana Malacalza resaltó las luchas del movimiento feminista y las estrategias que los feminismos construyeron para que esa agenda política represente ese impacto que hemos ya generado en la agenda pública. Señaló, además, la importancia de seguir pensando esas estrategias en un contexto de profundización de los modelos neoliberales y de las violencias y las desigualdades globales.

María Alicia Gutiérrez, detalló cómo fue el surgimiento, en el año 2005, de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y cómo se está transitando en relación al debate del aborto:¿cuáles son las condiciones que llevaron a que hoy se genere este debate? Un crecimiento exponencial del movimiento de mujeres y del feminismo, no sólo en la campaña, sino también en los feminismos. Con el #NiUnaMenos se introdujo el aborto como tema de violencias de género.

Por su parte, Vanesa Vázquez Laba afirmó que las feministas académicas están tratando los temas de género en todos los espacios de la universidad. Han buscado articular tácticas y estratégias de abajo hacia arriba para incluir la perspectiva de género dentro de las instituciones universitarias. A su vez, explicó que ellas también buscan transversalizar el género en los contenidos y programas académicos de las materias, como en los estatutos normativos y procedimentales.  

El cierre del panel estuvo a cargo de Mercedes D’Alessandro quien se refirió al surgimiento de la organización Economía Femini(s)ta como un espacio para discutir no solo la economía feminista, ausente en la currícula de las carreras de economía y de los debates de las y los economistas, sino también como un lugar de producción y visibilización de datos, vinculados principalmente a la remuneración, concretamente a la brecha salarial de las mujeres respecto a los varones, y a los trabajos domésticos, de cuidado y reproducción no remunerados. En este sentido, resaltó que las mujeres hemos tenido que construir nuestros propios espacios y que ahora tenemos la necesidad de que esos espacios y las luchas se conviertan en agenda feminista, que nos permita abordar los problemas políticos, sociales, económicos y culturales.

 

Mesa 2: Hacia una democracia incluyente: ¿cómo potenciar la voz y los derechos de colectivos políticamente subrepresentados?

El segundo panel estuvo moderado por Mariana Caminotti, docente de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM, y participaron del debate Alba Rueda, activista trans, integrante del colectivo Mujeres Trans Argentina; Delfina Rossi, economista y fundadora del colectivo Buenos Aires 3D; y Mario Pecheny, profesor en la Universidad de Buenos Aires e investigador de CONICET.

Mariana Caminotti destacó que nunca había visto, en sus diez años de carrera como docente, tanto interés, militancia y activismo en torno a las discusiones de géneros y diversidades, por parte de mujeres y varones que cursan en la Universidad. A su vez, resaltó la importancia de que en las próximas elecciones se vaya a implementar, por primera vez a nivel nacional, la ley de paridad, que exige que la mitad de las listas electorales de los partidos estén conformadas por mujeres de manera alternada.

Alba Rueda sostuvo que, para poder pensar las voces de los colectivos histórica y políticamente subrepresentados, debemos pensar en dónde se asientan esas voces: es esencial pensar esa voz desde una acción política que surja de nuestras realidades y, continúa diciendo, que pensar las identidades travestis y transexuales significa un desafío enorme para los movimientos sociales, porque implica encontrar nuevos modelos explicativos para las nuevas modalidades de exclusión. En ese sentido, consideró que el gobierno nacional lleva adelante una agenda liberal de los temas #LGBTI, y se refirió al tuit que hace poco fue escrito desde la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, en el que afirma que la heterosexualidad es parte de la diversidad sexual. Alba manifestó que esta expresión es una forma de violencia, una enunciación muy grave desde un espacio institucional, que va en contra de las luchas de las identidades del colectivo. A su vez, explicó que hay invisibilización de la agenda #LGBTI y que encontramos otros tipos de violencias por parte del gobierno que se inscriben en una serie de políticas públicas que refuerzan el protocolo de represión hacia la población trans y travesti.

Por su parte, Delfina Rossi explicó que tenemos una ventana de oportunidad, aprovechando la fuerza del movimiento feminista, para discutir los liderazgos políticos, e interpeló: ¿cómo hacer del cupo una herramienta de discusión de poder? (...) porque para mí, el feminismo discute poder. Pocas mujeres que construyen liderazgos dentro de los partidos tienen ordas políticas propias. Asimismo afirmó que hay que tener una estrategia para que las cuotas dentro de los partidos puedan transformar la forma de hacer política.

Finalmente, Mario Pecheny hizo alusión a cómo las categorías subrepresentadas pueden reclamar por sus derechos en cuanto acción colectiva. En su explicación acerca de la concepción de politización de las categorías, se preguntó ¿cómo se pasa de una categoría social a un grupo social, y cómo ellxs se reconocen como grupo como paso previo analítico y empírico para llevar a cabo una acción política propositiva? y ¿cómo se pasa de trascender una experiencia individual para entender que forma parte de una narrativa colectiva? Un ejemplo, de los muchos que planteó, fue el de la politización de la homosexualidad: un momento histórico, que a partir de ciertos procesos y características -algunas más políticas y otras de casualidad- son aprovechadas como ventana, y por el cual las personas se empiezan a reconocer como sujetos políticos ante ciertas vicisitudes: la represión, la epidemia del SIDA, los medios de comunicación, etc.  

 

El cierre de la jornada estuvo a cargo de Diana Maffía, directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, quien buscó tomar y reflexionar sobre los aspectos más relevantes de cada una de las intervenciones.

En relación a la exposición de María Alicia Gutiérrez, Diana afirmó que un aspecto clave de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, es la interseccionalidad y transversalidad, que condensa muchos años de trabajo del feminismo, y que fue un trabajo de coalición donde se pusieron muchas cuestiones en juego.

A su vez, en relación a la intervención de Vanesa Vázquez Laba, explicó que, no es que las mujeres no hacíamos estudios de género, sino que se hacían por fuera de las universidades porque no había espacio, y para abrir espacios académicos para temáticas de género, como cursos, seminarios o materias optativas, solamente fue posible gracias a la “autoridad” de años de trabajo al frente de cátedras de las mujeres académicas.

Por otro lado, planteó que observa que en la justicia hay múltiples situaciones de violencias laborales e institucionales que intersectan con las violencias de género. Lo que falta, tanto en la justicia como en la academia, son herramientas institucionales apropiadas. Valora el aporte de Alba Rueda realizado desde Mujeres Trans Argentina, sobre la incorporación del travesticidio y transfemicidio dentro de la Corte Suprema.

En relación a la exposición de Mercedes D’Alessandro, planteó la complejidad del trabajo reproductivo que luego va a incidir en el uso del tiempo, en las tareas de cuidado y en la vulnerabilidad económica de las mujeres. Planteó, a su vez, que las mujeres somos, por ahora, las que reproducimos biológicamente la especie y que ello no se reconoce como bien público: el trabajo reproductivo no es remunerado, pero es trabajo y no es reconocido.

Uno de los varios aspectos a los que se refirió en relación a la ponencia de Delfina Rossi, sobre liderazgo dentro de los partidos políticos y la solidaridad frente a sus compañeras, es el interrogante: ¿Conciben los varones otra manera de participar que no sea el protagonismo?, a lo que respondió, puede haber un montón de varones que sostengan el cartelito de #NiUnaMenos o del #8M, pero varones que renuncien al puesto que ocupan para que asuma la compañera no lo vi nunca, en ningún partido político.

Respecto a la intervención de Mario Pecheny, se pregunta: ¿cómo se conforman los colectivos de lucha política? En este tema tenemos que tener una mirada de género. ¿Por qué las personas heterosexuales no tienen que militar su identidad, y las personas que son trans si tienen que militarla? Porque les obliga el ataque que reciben a priorizar este aspecto de su identidad social. A su vez plantea, ¿cómo las mujeres vamos a conformar un colectivo social si estamos individualmente divididas y encerradas en lo doméstico? ¿Cómo salimos las mujeres de este encierro individual y doméstico para vernos mutuamente y tener libertad de palabra?

Lo hasta aquí mencionado son solo algunas de las enriquecedoras y potentes intervenciones que las personas invitadas tuvieron a lo largo del Conversatorio, y que desde Asuntos del Sur nos proponemos seguir trabajando y profundizando. En este sentido, consideramos que para la participación efectiva de las mujeres es necesario hablar de democracias paritarias e incluyentes, comprendiendo el género y su interseccionalidad en las relaciones sociales, económicas, culturales y las configuraciones históricas de América Latina y el Caribe. Por tanto, se vuelve imprescindible abordar la necesidad de representación política de la diversidad de mujeres en los espacios de poder público y político, lo cual significa hablar de mujeres en plural, reconociendo su intersección con etnias, lenguas, afrodescendencia, edades, clases sociales, identidades trans y travestis, diversidad sexual, capacidades y ubicación geográfica.