¿Qué fue ese gran ruido llamado RightsCon?

La pasada RightsCon fue un encuentro en el que más de 2.000 defensores de los derechos humanos en la era digital se reunieron para fortalecer lazos, compartir estrategias e intercambiar conocimientos. Este evento no se resumió en sus más de 350 sesiones y charlas, sino fue un grito conjunto de activistas digitales, desarrolladores, periodistas, expertas y expertos en seguridad digital que, a través de diferentes iniciativas, están haciendo frente a empresas abusivas, gobiernos autoritarios y organizaciones criminales.

Durante tres días, tuvimos la oportunidad de asistir a varios eventos sobre cómo mejorar los entrenamientos en seguridad digital, a demos de nuevas herramientas para salvaguardar la privacidad y la integridad de nuestra información, a presentaciones de resultados de campañas e investigaciones sobre la situación de los derechos humanos, a perspectivas con respecto a tecnologías venideras y sus potenciales riesgos, y a estrategias para crear una internet más inclusiva.

En este breve artículo te contamos más al respecto.

Entre la positivización de derechos y el miedo de la inseguridad

RightsCon estuvo claramente marcado por un contraste entre dos visiones:

La primera es la voluntad renovada ante la implementación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea. Este nuevo instrumento jurídico busca fortalecer a la ciudadanía con respecto al control de sus datos personales. El RGPD es una de las legislaciones más complejas que se ha creado, en tanto ahora exige a las empresas y gobiernos una mayor responsabilidad con respecto a la gestión de datos personales e introduce la “privacidad por diseño”. Aunque esta norma afecta sólo a ciudadanos y ciudadanas en Europa y empresas establecidas en territorio de la UE, se está convirtiendo  en un antecedente para otras regiones y países. Paralelamente, otro hecho muy positivo ha sido el avance en cuanto a la reinstauración de la “neutralidad de la red” en Estados Unidos, luego que el gobierno de este país decidiera eliminarla el año pasado. Esta ha sido una ardua labor de varias organizaciones que, poco a poco, están convenciendo a legisladores y autoridades sobre la importancia de la defensa de la “neutralidad de la red” para los derechos humanos.

La segunda visión fue, sin duda, un pesimismo respecto a varios problemas. Por un lado, el gran monopolio de información que ejercen varias empresas tecnológicas y la poca rendición de cuentas que tienen con respecto a las nuevos sistemas de inteligencia artificial que están implementando. Sus algoritmos poseen serios sesgos que reproducen acciones discriminatorios y fortalecen violencias estructurales. Por el otro, los sistemas de vigilancia usados por Estados y empresas son cada vez más poderosos y difíciles de contravenir. En ese contexto, la legislación ha dejado de ser el frente de defensa de los derechos humanos para dar paso a la autodefensa. Esto es, la necesidad de que ciudadanos y ciudadanas asuman la comunicación encriptada, la anonimidad, las tácticas anti-acoso, las contraseñas fuertes, entre otras tantas medidas, como su única forma de salvaguardar su seguridad y contravenir el abuso de empresas y gobiernos. Internet se ha convertido, para muchas activistas, en un espacio de alto riesgo.

Pawah! se mostró al mundo

En esta edición de RightsCon tuvimos la enorme oportunidad de presentar una sesión para mostrar Pawah! y conversar más sobre herramientas para fortalecer la protección a los derechos humanos.

Nuestra sesión tuvo la participación de Javier Pallero, Policy lead para América Latina en Access Now, Andrés Piazza, ex gerente de LacTLD, y Gisela Pérez de Achá, Analista de políticas públicas de Derechos Digitales (Chile). Los y las panelistas discutieron sobre las normas y posiciones gubernamentales menos tolerantes con la libertad de expresión, lo cual conlleva a una criminalización de la protesta. En ese contexto, el activismo necesita cada vez más mejores herramientas y tácticas para protegerse y seguir defendiendo los derechos humanos.

Al análisis provisto y la nutrida participación de quienes asistieron, se sumó la presentación de Pawah!. Esta es una herramienta que ha sido creada de manera colaborativa entre Asuntos del Sur, Agencia Fósforo y varios/as activistas de los derechos humanos de México. Pawah! busca fortalecer la negación plausible de activistas y testigos de abusos de derechos humanos, así como la generación pruebas auditables de éstos para su posterior uso en juicios legales e investigaciones. Esto lo hace a través de una pantalla falsa que simula ser otra aplicación para ocultar el uso de la herramienta; una vez grabada la foto, video o audio, la herramienta oculta el archivo en la memoria y la encripta. Posteriormente, se envía el archivo a un servidor seguro, usando encriptación asimétrica. Cada archivo tiene un hash para evitar su modificación no autorizada.

Aprovechando la presencia de varios/as desarrolladores/as de herramientas con algunas funcionalidades similares, como Whistler app y Huridocs, se comentaron varios desafíos en cuanto usabilidad, protección de información personal y uso de metadatos, entre otras. Esto permitió abrir la posibilidad de futuras colaboraciones para fortalecer las herramientas.

Túnez, ahí vamos

RightsCon llegó a su final con varios potentes momentos. El primero, fue el anuncio de la coalición de organizaciones del Sur Global llamada  #DearMark, que busca representar a usuarios y usuarias de Facebook para exigir un manejo ético de datos personales a esta empresa y representar mejor sus intereses. El segundo fue el lanzamiento de la Declaración para la protección de los derechos y la igualdad ante la discriminación de la inteligencia artificial, la cual está siendo impulsada por Amnesty, Access Now, Human Rights Watch y Wikimedia. Esta busca proponer acciones tangibles con respecto al uso indiscriminado por empresas de sistemas y algoritmos de machine learning, sin tomar en cuenta sus potenciales riesgos en cuanto a la reproducción de violencias y discriminaciones.

Con relación a lo anterior, RightsCon cerró con una interesante y profundo intercambio de perspectivas entre Tanmay Bakshi, un muy joven genio en inteligencia artificial y Mitchell Baker, presidenta de la Fundación Mozilla, con respecto a la agenda futura. Se mencionaronlos peligros del reconocimiento biométrico sumados a los sesgos de la inteligencia artificial. Así la mayor conferencia sobre derechos humanos en la era digital dio paso a su anuncio final: su traslado a Túnez para su edición 2019.

Publicado por:
Cristian León
VOLVER

Cristian León

Lidera el nuevo proyecto de Asuntos del Sur, #InnovaPolíticaLatAm. Licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad Catolica Boliviana “San Pablo”. MSc en Estudios Críticos del Desarrollo del CIDES-UMSA. Investigador social en temáticas relacionadas a internet, política, tecnologia y sociedad.