Los jóvenes construímos una nueva política desde la diferencia. Experiencia Candidater Colombia.

“Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie ni hacerle mal en su persona aunque piense y diga diferente”

 Pedazo 10-2 Traducción de los Wayúu al artículo 11 de la constitución del 1991.

Seis de cada 10 jóvenes en Colombia dicen no confiar en las instituciones democráticas; siete de cada 10 piensan que a los gobernantes no les interesan sus opiniones y solo el 25% dice confiar en el Congreso de la República, según el Barómetro de las Américas (1).

Es por eso que Vice (2), un medio global para jóvenes -que incluye una revista, eventos, música online, televisión, documentales y opera en más de treinta países del mundo, incluyendo Colombia y con apoyo del Gobierno alemán-, inició un gran reto y seleccionó a 21 jóvenes de todo el país para ser protagonistas en la redacción de premisas y pautas para la construcción de CandiDater, una herramienta para orientar a los jóvenes en las próximas elecciones presidenciales que se avecinan.

El proyecto busca llamar la atención de los jóvenes desencantados y cansados de la política, llevándolos a generar una cercanía y hacer “match” con las posturas de los candidatos presidenciales respecto a temas polémicos y decisivos para el país. Algo así como un Tinder político.

Pero el gran reto no solo es cautivar en medio de estos meses de insultos, hastío político y polarización, sino construir desde la diferencia, con jóvenes líderes políticos y sociales de diversas regiones del país, con ideologías políticas marcadas y muy diferentes, trabajos sociales enfocados en distintos grupos poblacionales y con diversidad religiosa y sexual.

Ese sí era el verdadero reto: ponernos de acuerdo y dejar a un lado la polarización y radicalización que estamos viviendo en el país, en medio de unas elecciones presidenciales agresivas, y entregarle a Colombia un resultado completamente diferente y dar una lección. Sí, podemos construir entre todos y todas.

Llegamos a Bogotá y, al encontrarnos, nos dimos cuenta que no iba a ser fácil porque reconocimos las diferencias marcadas que había entre todos, especialmente la latente cercanía de la mayoría a algún partido político o tendencia política. Pero eso no fue obstáculo, e iniciamos el trabajo y la discusión fue cada vez más profunda a partir de la esencia de cada uno. Allí, en ese espacio, había jóvenes como Dayanna Corzo, activista y líder en la protección del Páramo Santurbán, amenazado por proyectos de mega minería; Kevin David Lorduy, líder de la Red Juvenil Cristiana Generación de Avivamiento, quienes trabajan por los niños y jóvenes de El Bagre Antioquia, municipio que ha sido afectado por el conflicto armado; Deyder Andres Henríquez Matos, integrante de la Mesa Alternativa de Juventudes en Cartagena y representante de los jóvenes en la Mesa Nacional de Víctimas (allí se siente siempre su voz); Jully Andrea, mujer Cafam 2017 y presidente de la Asociación de Pescadores del Corregimiento el Pedral en El Magdalena Medio, una de las regiones más azotadas por la violencia que ha vivido Colombia; Alí Majul, líder cartagenero que trabaja por la resistencia popular y barrial de los territorios periféricos de su ciudad, quien hace poco, en un acto de resistencia y visibilización del asesinato de líderes en el país, se tatuó un punto por cada uno de ellos en su espalda. Y así puedo seguir mencionando a Santiago Rodríguez, antioqueño y periodista; Lilibeth Cortés, defensora de derechos humanos y activista legal por los derechos de las mujeres y la población LGBT; Ginna Alejandra Jiménez de Toca, de Boyacá, fundadora de Comproagro.com, la primera Red social para agricultores que tiene 12.000 usuarios y está funcionando en 29 departamentos, y también estaba yo, con mi poca experiencia y amor por construir país.

Trabajar con todos ellos fue una experiencia inolvidable, tejimos y construimos desde el respeto, en medio de algunas discusiones acaloradas, con visiones de territorios diferentes como Chocó y Bogotá. Pero allí estuvo la clave y el valor de este proyecto que le mostraremos al país el próximo 12 de abril, donde debemos resaltar la unión y rol que asumimos cada uno de nosotros para acudir a un llamado que nos hizo Jaime Garzón, periodista, humorista y líder político asesinado en 1999: “Sí  ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo… ¡Nadie!”

Este es un pequeño homenaje a los jóvenes que se atreven a seguir construyendo país en medio de insultos y diferencias. Que nada nos detenga.

Notas al pie:

(1) http://www.eltiempo.com/elecciones-colombia-2018/jurados-y-votantes/abstencion-de-jovenes-en-elecciones-de-colombia-182088

(2) https://www.vice.com/es_co

Publicado por:
Daniela Sierra Toro
VOLVER

Daniela Sierra Toro

Colombiana, Politóloga en formación, candidata a Magíster en Políticas de desarrollo Latinoamericano de la Universidad de la Plata, Argentina. Parte del equipo #InnovaPolíticaLatam de Asuntos del Sur. | Tw: @DaniSie